Aragonès y Torrent descartan ceder su seguridad a agentes escogidos por asesores del president

ERC rechaza

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del Govern Alejandro García EFE

El nuevo equipo de escoltas del president de la Generalitat que está siendo seleccionado bajo criterios políticos, y a espaldas de la cúpula de los Mossos d’Esquadra, ha sido recibido con desconfianza por algunos cargos institucionales. En concreto, por parte del vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y el presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, ambos de ERC y quienes han rechazado ceder su seguridad personal al grupo de guardaespaldas que aún está siendo seleccionado.

 

Según han confirmado a este diario fuentes policiales y republicanas, los dos políticos desestimaron hace semanas el ofrecimiento hecho desde el Departament de Presidencia para sumarse al president y a los ex presidentes y sustituir a sus escoltas actuales por miembros del bautizado como Área de Seguridad Institucional. Un equipo cuyo número de agentes aún se desconoce -previsiblemente superará el centenar- y que, tras ser escogidos, dependerán «funcionalmente» del departamento de Presidencia y «orgánicamente» de la Dirección General de Policía (DGP). Una estructura que hará que únicamente deban rendir cuentas ante cargos políticos y no policiales. El gabinete de la presidencia del Parlament manifestó en cambio anoche a este diario que no se les había comunicado la posibilidad de ningún cambio en la seguridad de Torrent.

Ha disparado las suspicacias entre los republicanos

La vinculación de los nuevos escoltas con una consejería que, a diferencia de Interior, es estrictamente política y está en manos de Junts per Catalunya (JxCAT) ha disparado las suspicacias entre los republicanos. Según las mismas fuentes, en su negativa defendieron que el Govern en su totalidad y el presidente del Parlament deberían seguir contando con la misma escolta que hasta ahora y regida por el criterio de la Prefectura de los Mossos.

En un hecho que certifica la creciente desconfianza entre el entorno de Quim Torra y la cúpula policial, el nuevo equipo de escoltas del president y de la consellera de Presidencia se empezó a crear a espaldas de la Jefatura de los Mossos. Pese a que estará formada por miembros del cuerpo, los comisarios sólo supieron de su existencia a inicios de febrero a través de los medios de comunicación y cuando ya había sido publicada en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC). Según confirma un alto mando, desde entonces no han recibido ningún tipo de dato por parte de Interior y han sido marginados de todas las decisiones.

No cuenta con ningún miembro de la jefatura policial

Ese vacío incluye también el proceso de selección de quienes pasarán a formar parte de la escolta y que serán escogidos por el método de la libre disposición. Como avanzó EL MUNDO, el tribunal que seleccionará a dedo a los agentes no cuenta con ningún miembro de la jefatura policial y sus encargados serán exclusivamente cargos políticos. Entre ellos el director general de la Policía, Andreu Martínez, acompañado de asesores de la conselleria de Presidencia y un representante de Recursos Humanos.

Según alega el Departament d’Interior, se trata del mismo sistema que utiliza la Moncloa en el caso del presidente del Gobierno o como sucede en el caso de la primera ministra del Reino Unido o el presidente de Francia. Un argumento que no ha enfriado el enfado, de puertas hacia dentro, de los comisarios de los Mossos, que dan por hecho que se trata de un nuevo intento de politizar un cuerpo tensionado por la falta de apoyo del Govern.

ERC rechaza

Escolà pidió la reincorporación en el área de escoltas

Fuentes policiales sostienen que la idea de crear un equipo de escoltas al margen de la Prefectura fue del sargento Lluís Escolà, conocido por asumir la seguridad del ex president Carles Puigdemont en Bruselas (Bélgica). Tras regresar a Cataluña, Escolà pidió una excedencia y fue contratado como asesor especial del conseller d’Interior, Miquel Buch. Hace dos semanas, tras cerrarse todos los flecos para la creación del Área de Seguridad Institucional, Escolà pidió la reincorporación en el área de escoltas.

Fuentes de Interior descartan, no obstante, que sea él quien vaya a asumir la jefatura del nuevo equipo de seguridad del president y apuntan al ex jefe de la Brigada Móvil (Brimo) Marc Caparrós, actualmente destinado en Gerona y a quien se sitúa en la órbita del independentismo. También se barrunta la posibilidad de que se quiera utilizar el nuevo equipo para proteger a Puigdemont. Un extremo que se prevé inviable, después de que el Ministerio del Interior mantenga su negativa a permitir que los Mossos viajen armados al extranjero.

También te puede interesar

Summary
ERC rechaza que sus cargos sean protegidos por la escolta política de Torra
Article Name
ERC rechaza que sus cargos sean protegidos por la escolta política de Torra
Description
ERC rechaza. Aragonès y Torrent descartan ceder su seguridad a agentes escogidos por asesores del president. El nuevo equipo de escoltas del president.
Author
Publisher Name
Salud y Bellesa
Publisher Logo